Imprimir
PDF

Breve Historia S.C.A. Nuestra Señora del Castillo

Nuestra Cooperativa nace en la época de los años 50 del siglo pasado, al amparo de la legislación promovida por los sindicatos verticales (Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos) para evitar los abusos cometidos por los propietarios de los molinos privados tanto en el peso como en la valoración de la aceituna. El día 22 de Junio de 1.954 se reunieron los componentes de la mencionada Hermandad de Vilches con el fin de celebrar el acto de constitución de la Cooperativa del Campo y Caja Rural “Nuestra Señora del Castillo, quedando integrada por 48 socios. Su inscripción definitiva se produjo el 27 de Octubre de ese mismo año. Las instalaciones se crearon en la Carretera de Linares, en las afueras de Vilches.

Durante los primeros años la cooperativa estaba formada por el molino, una bodega con depósitos metálicos y trujales y el patio de recepción. Posteriormente, en torno a 1.963 se modernizó la zona de molturación y se amplió la capacidad de almacenamiento con una nueva bodega.

A principios de los ochenta la Cooperativa dejó de ser Caja Rural, integrándose su sección de crédito en la Caja Rural de Jaén.

Esta situación se mantuvo hasta mediados de los años ochenta, cuando se modernizó la fábrica pasando de las tradicionales prensas a las líneas de molturación en continuo en sistema de dos fases, con la instalación de una línea Pieralisi.

A finales de esa misma década se renovó también el sistema de recepción de la aceituna con la instalación de dos líneas de limpieza y lavado de aceituna creadas por una empresa de esta misma localidad. Con ello se consiguió aumentar la capacidad de entrada de aceituna diaria y para hacer frente a esto se tuvo que instalar otra línea de molturación en continuo.

El año 2.000 trajo la ampliación de la capacidad de molturación con otra nueva línea de molturación, ante el aumento de la recepción de aceituna y de la plantación de olivar en el término.

Con el paso de los años, las instalaciones fueron quedando dentro del casco urbano de la población lo cual supuso quejas de los vecinos por el ruido y el olor producidos en época de campaña así como la aglomeración de vehículos en la calle donde estaba situada durante los días de recolección.

Para solventar estos problemas, se aprobó en asamblea general celebrada en 2.003 el traslado de las instalaciones a unos terrenos situados a unos 2 km de la localidad, construyéndose una cooperativa totalmente nueva con unas características más acordes a las circunstancias: 4 líneas de limpieza y lavado más modernas, 3 líneas de molturación más 1 para repasar el orujo producido por aquellas (esta línea puede molturar en casos de necesidad), una deshuesadora y una bodega formada por 48 depósitos de 50 tn (el doble de capacidad que las instalaciones antiguas).

Además la Cooperativa ofrece a sus socios, junto a la tradicional venta de abonos y productos fitosanitarios, un servicio de gasolinera y el envasado de su propio aceite en sus mismas instalaciones.

Galerias de Fotos